Desde enero hasta marzo son los meses más fríos del año. No todos contamos con con la posibilidad de tener en nuestra casa sistemas caldera, bomba de calor, aerotermia; puestos que suelen ser costosos,  necesitan de instalación o es posible que no estemos mucho tiempo en casa como para esperar a ponerlos en marcha y que calienten nuestra estancia. Es cierto que tiene un consumo más elevado, pero a veces es la única opción que tenemos 

Para estos casos la solución más práctica es decantarse por sistemas de calefacción eléctrica. Si estás pensando en adquirir uno o renovarlo a continuación te contamos todo lo que debes de saber y nuestras recomendaciones para que puedas elegir la opción que mejor se ajuste a tus necesidades.

Tipos de calefacciones eléctricas

En CB Electric Ibiza disponemos de 4 tipos diferentes de sistemas de calefacción eléctrica. Te contamos las diferencias que existen entre ellas para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos suelen ser los aparatos más usuales o tradicionales cuando hablamos de calefacción eléctrica, se suele utilizar en casas pequeñas, en sitios que no hace mucho frío y para segundas residencias.  Es un sistema económico porque no necesita de instalación pero tiene un consumo de energía alto

Calefactor infrarrojos

Las estufas de infrarrojos no calientan el aire, sino que usan la transferencia directa de sus paneles a los objetos. Son estufas ecológicasfáciles de instalar y actualmente son muy seguras.

Radiador de aceite

Los radiadores de aceite aunque sean muy parecidos a los radiadores eléctricos visualmente, tienen un funcionamiento distinto. Por dentro tiene un circuito cerrado de aceite. Este calienta las placas de metal y proyecta el calor. Normalmente tiene un uso individual por habitación o estancia.

Termoventiladores

Aunque tienen un aspecto muy parecido a los calefactores eléctricos, funcionan a través de unas bobinas que hacen subir la temperatura y lo proyectan a través de un ventilador.

Convector

Sistema de calefacción que funciona por convección. En el interior tiene unas resistencias que se calienta y expulsa el aire caliente que se genera en su interior.

Split

Diseñado para ser instalado en la pared, calienta el aire en su interior y lo expulsa al exterior gracias a sus ventiladores. Tiene un funcionamiento parecido a los aires acondicionados

¿Cuánto cuesta la calefacción eléctrica al mes?

Como contaremos más adelante, que la calefacción salga cara o barata depende de varios factores pero podemos guiarnos con referencia estimada los siguientes ejemplos:

1 persona en vivienda de 50m2   856,75 €/año

2 personas en vivienda de 80m2 1.208,06 €/año

4 personas en vivienda de 110m2 1.630,68 €/año

6 personas en vivienda de 150m2 2.146,63 €/año

¿Qué calefacción eléctrica consume menos?

Como sabemos que aún puedes tener dudas, te hacemos un ranking por el orden de consumo.

Radiadores eléctricos

Termoventiladores

Radiadores de aceite

Calefactor infrarrojos

Cómo puedo ahorrar usando calefacción eléctrica

Uno de los temas que más nos preocupa cuando escuchamos la palabra “calefacción eléctrica” es el alto consumo. Si es cierto que tiene un consumo más elevado que el gas natural o las bombas de calor, pero si sigues estos 6 consejos te ayudaremos a que puedas ahorrarte muchos costes a la hora de utilizar estos sistemas.

Mejorar el aislamiento térmico

Es el factor que más influye hora de ahorrar dinero en el gasto de calefacción. Si el hogar no está bien aislado puede ocasionar dos efectos: 

Una pérdida rápida del calor por ventanas y puertas, si tenemos un buen aislamiento puede suponer un ahorro del 50%

Y por otro lugar, si las estancias son muy grandes tardan más en calentarse y necesitamos que la fuente de calor tenga que estar en marcha mucho más tiempo incrementando el consumo y por lo tanto el coste

Renueva tus aparatos

Si ya usas la calefacción eléctrica, puede que sean antiguos. Si se cambian por aparatos de última generación y de bajo consumo conseguiremos un ahorro importante.

Usa el termostato

Para garantizar que tu hogar tenga un consumo más eficiente recomendamos programar la temperatura mediante un termostato. De esta manera, nuestro sistema de calefacción se activará cuando la temperatura descienda por debajo de los grados indicados, pudiendo incluso apagarla si no estamos en casa. Solo con acostumbrarte a estas pequeñas prácticas podrás ahorrarte entre 60 y 100 euros al año.

Hacer un uso coherente de la calefacción

La mayoría de veces nos basta simplemente con tener un poco de sentido común.

como no dejar la calefacción encendida del hogar, en habitaciones vacías o sin uso. Mantener una temperatura no excesiva y constante.

Se calcula que se aumenta un 7% por cada grado.

No cubras radiadores

Es muy común usar los radiadores para secar la ropa, pero esto puede salirnos muy caro. Si cubrimos los radiadores no permitimos que haya una correcta circulación del aire, necesitará más consumo para calentarse y tardará más en calentar tu casa.

Ventila lo necesario para no perder la temperatura

Sabemos lo necesaria e importante que es hoy en día una buena ventilación, pero recomendamos no exceder de 10 minutos, más tiempo lo que nos ocasiona es un enfriamiento excesivo de la vivienda, lo que ocasionará que se necesitase más consumo.

Si sigues estos consejos notarás un ahorro importante en tu factura de la luz. Y podrás llegar a tener consumos casi iguales que el resto de sistemas de calefacción.

Conclusiones de las calefacciones eléctricas.

Aunque existen sistemas de calefacción más económicos en muchas situaciones no es posible disfrutar de ellos, ya sea por la instalación como es el caso de las bombas de calor, es necesario hacer obras y por el coste que supone la misma.

con el gas natural o gas ciudad podemos tener el problema que el servicio no llega hasta nuestra casa, necesitamos de una red instalada por la compañía

Es por eso que es la mejor opción para ahorrarnos todos esos tipos de inconvenientes. Podemos disfrutar de la versatilidad de las calefacciones eléctricas. Al no tener instalación nos permiten moverlas por cualquier parte de la casa.

Por otra parte si nuestro hogar es pequeño conseguimos que se caliente mucho más rápido 

Siguiendo unas pautas adecuadas de consumo conseguiremos que no haya una diferencia tan grande con respecto. 

Ya conoces qué tipo de aparatos existen, cómo funcionan y cuál consume menos para calentar tu casa. Ahora te toca elegir el que más te guste.

En nuestra tienda encontraréis las mejores soluciones para vuestras necesidades.